Posteado por: necesitamosunbarcomasgrande | 9 agosto 2009

Descubriendo a Hellboy

En estos primeros días de agosto y de mis vacaciones he tenido la oportunidad de leer por primera vez las historias de ese “otro” diablillo osado que no es Daredevil; éste último es humano de nacimiento, de oficio diurno abogado y por la noche- a pesar de su ceguera- es justiciero enmascarado y superhéroe neoyorkino.

hellboy_2Sin embargo el otro caso, el que me ocupa, es el de una criatura gestada en el vientre de una mujer a la que en su juventud un demonio- aún por conocer- le ofreció una vida de gozos y hedonismo a cambio de su alma. No se debe nunca hacer pactos con los demonios, porque al igual que hay contratos que quedan en papel mojado, los firmados por el fuego fatuo siempre esconden una cláusula que no podemos leer; a cambio y en secreto, el demonio sembró en las entrañas de la joven doncella la semilla que daría a luz a una criatura que devolvería al mundo de vuelta a un horror cósmico y primigeneo al que perteneció antes de la llegada y aparición del primero de los hombres.

El resultado es Hellboy, y su llegada cuanto menos anecdótica: un diablo venido al mundo por invocación de los integrantes de un secreto ministerio ocultista del Tercer Reich nazi, creado por Himmler, auténtico martillo del terror hitleriano. Sin embargo, algo fue mal en la ceremonia: el pequeño foto de familiademonio rojo apareció en otro lugar distinto al ocupado por los alemanes. En ese otro punto se hallaban soldados aliados que cubrían el desplazamiento de agentes de un departamento paranormal estadounidense. Los científicos sabían que en aquel santo lugar profanado iba a suceder algo importante para la historia de la humanidad. En resumen, los nazis vieron frustrados sus experimentos- ejecutados por un histórico brujo ruso-, y los científicos paranormales yankies criaron al pequeño Hellboy, para un bien común y cambiando su destino para siempre.

Y es que en eso se basa sobre todo la originalidad del trabajo de Mike Mignola, realizando con su lapiz un excelente ejercicio de sencillez plástica que agradecen nuestros ojos. Deudor de referentes como el Jack Kirby de Los 4 Fantásticos, Mignola nos deleita con un sinfín de miniseries e historias cortas- precisamente en la breve extensión y en la capacidad de síntesis del autor es donde reside el éxito de la obra- guiones basados en leyendas negras de la historia y fábulas terroríficas que se pierden en la noche de los tiempos. Con un variado bagaje de cuentos y supersticiones del folclore popular europeo con protagonistas como brujas, demonios, duendes y vampiros, Mignola seduce con su fino y primario trazado infantil que destaca sobre los clarosculos y el tenebrismo de comic que pocos dibujantes como él (Mignola) o Kelley Jones han conseguido imprimir a sus viñetas, con una importante presencia del poder de la tinta negra que lo absorbe todo a su antojo.

Un gran acierto artístico enmarcado en ambientes de castillos abandonados donde se realizan Sin título-2experimentos extraños para traer a este mundo seres que no deberían vivir, torres derruidas en las que habitan duendes con muy mala uva, o abadías olvidadas donde moran espíritus atormentados por un horror pasado, vaticinio de un mayor terror cósmico próximo… Y todo ello condimentado con el recuerdo retiniano que nos aportaron en su día los pasajes y referencias cinematográficos de los monstruos en blanco y negro de la Universal, la fascinación terrorífica de tumbas pofanadas y símbolos cristianos en desuso que nos trajo en color la Hammer Films, o la soñolienta lugubrosidad de castillos rodeados de densa niebla y situados en imposibles acantilados sobre el mar que nos regalaron Roger Corman y Vincent Price.   Sin título-1

Y por supuesto el toque final que da el cariño a los escritos y creaciones de uno de los mayores mitos literarios de todos los tiempos: H.P. Lovecraft y  sus ciclos de horror cósmicos centrados figuras mitológicas y repulsivas que habitaron la Tierra antes de la aparición del hombre. Monstruosidades deíticas que se escapan a la razón humana y relegadas a una dimensión diferente a la nuestra, desde donde esperan, al otro lado- o bajo el mar- en latente sueño la oportunidad que sólo las mentes desordenadas pueden otorgarle para su regreso a la tierra que un día sometieron. 

Para los amantes de todo ello, incluido el propio Mike Mignola, en la segunda mitad de los 90 surge Hellboy- o Rojo, como le llaman sus compañeros de oficio en las versiones cinematográficas de Guillermo del Toro, películas demasiado pomposas y pretenciosas que contrastan a mi parecer con la sencillez y sobriedad maestras del creador Mignola- agente de lo oculto, deslenguado y socarrón.  

HELLBOY

Sólo él sería capaz de arrancarte una carcajada en pleno ataque de muertos vivientes.

Anuncios

Responses

  1. Pues esta bien la entrada.

    Te invito a mi blog

    http://deportenoticias.wordpress.com/
    http://deportenoticias.wordpress.com/
    http://deportenoticias.wordpress.com/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: