Posteado por: necesitamosunbarcomasgrande | 2 noviembre 2009

Las novias de Drácula (Terence Fisher, 1960)

brides_of_dracula_poster_041

Ante la inminente aparición de Luna Nueva, continuación de Crepúsculo, dentro de la saga vampírica creada por Stephanie Myer- sí, esos vampiros de instituto ciertamente un tanto suaves y tiernos-, y tras la últimamente lamentable producción cinematográfica en torno al mito de los no muertos que quieren ver nuestros queridos adolescentes ansiosos de sangre, vísceras, efectos especiales, acción a raudales y “draculas” esteroideos de gimnasio-leáse Blade, Underworld, Van Helsing (uff, qué dolor ésta última), Abierto hasta el amanecer, Buffy y demás productos similares carentes de gusto- arrojemos una lanza a favor de las películas de vampiros.

 vampiros chungos copia

Para ello hay que volver la vista atrás, mucho más de otros productos contemporáneos, algunos ya considerados clásicos,  como Noche de miedo (Tom Holland, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987), Los viajeros de la noche (1987, Kathryn Bigelow) o incluso Vampiros (John Carpenter, 1998). Hay que irse a los clásicos de los cuales hemos bebido los defensores de un cine de género de calidad. Películas que hemos consumido ya sea en plena madurez o incluso en nuestra más tierna infancia gracias a esas sesiones de cine de terror de los sábados por la noche que nos traía la caja tonta con Alucine o Noche de lobos.

vampiros guays

En la mayoría de esas noches, aquellos que hoy rondamos los 25-30 años, descubríamos por primera vez esas películas de la Hammer Films con tanto escote generoso y sangre a borbotones en rabioso technicolor; pero no sólo ello, pues también conocimos por primera vez la mirada inquisidora de Vincent Price, o cómo El baile de los vampiros (Roman Polanski, 1968) desmontaba nuestras creencias en torno al mito del nosferatu presentándonos un vampiro judío al que no le afectan los signos cristianos.

title

Correspondiente a esa época es una pequeña joya que con el paso del tiempo se ha hecho de culto, a petición de la crítica, y que pasa por ser una de las historias más inteligentes del género de vampiros por tratar temas tan tabúes para aquel momento dorado del cine como la homosexualidad, el sacrilegio o el incesto. Por supuesto, temas siempre tratados con mucha elegancia y sutileza. Hablamos de Las novias de Drácula, la que estaba pensada como primera secuela del éxito que supuso Drácula (Terence Fisher, 1958) cuando la productora británica Hammer quiso seguir explotando el mito creado por Bram Stoker.

cartel las novias de draculaLa historia se centra en Marianne Danielle, una joven profesora francesa, que viaja hasta una escuela de señoritas de alta alcurnia para impartir idiomas. Durante el camino, se apea en una fonda para reponer fuerzas, pero su diligencia desaparece dejándola sola en una tierra en la que es forastera. Viéndose en esa tesitura pide alojamiento en la posada, pero los propietarios aseguran no tener habitación para ella. Al poco aparece la anciana baronesa Meinster, dueña de las tierras de la región, que tras conocer su situación-algo que ella misma ha provocado sobornando al cochero para que se marche-la insta a que pernocte en su castillo y a reanudar el viaje con la primera luz de la  mañana. La joven acepta de buen agrado a pesar de las advertencias indirectas que el posadero y su mujer le hacen, asegurando sí tener ahora una habitación para ella.

cena monleur martita greta copia

Una vez en el castillo, la joven educadora es acompañada hasta la habitación que se ha dispuesto para su descanso por Greta, la ama de llaves . Al asomarse al balcón descubre a un hombre que pasea en un piso inferior al suyo. Durante la cena, Marianne le cuenta el hallazgo a la baronesa; ésta última revela que ese hombre es su hijo, un enfermo mental muy peligroso al que tiene recluido y aislado en el castillo, lejos de la sociedad. Al regresar a sus aposentos, Marianne no puede evitar volver a contemplar a este misterioso hombre, al cual descubre de pie sobre el balcón.

Brides%20of%20Dracula%20Les%20Bowie%20matte%20painting

Pensando que se va a tirar al vacío, se lo impide de viva voz y baja velozmente hasta su habitación para reprocharle su conducta. Entonces descubre que se trata de un joven y apuesto galán, afligido por el trauma que supone estar apartado de todos y atado a una columna de su habitación. Le cuenta que no es ningún enfermo mental y que su madre le retiene en la soledad de su alcoba por el simple hecho de ser el único heredero legítimo de toda la fortuna de la familia. Marianne accede a liberarle sin saber que acaba soltar a un vampiro sediento de sangre, discípulo del conde Drácula.

hammerhorror3db1

Precisamente así, El discípulo de Drácula, fue como originarimante iba a titularse esta película, según el libreto de Jimmy Sangster, guionista de la anterior. En esta entrega, el barón Meinster era un vampiro que atormentaba la vida de las señoritas de una academia victoriana, especialmente a dos de ellas. El bueno de la historia, Letour, tendría finalmente que invocar al espíritu del conde Drácula para que le ayudase a acabar con el malvado vampiro. No sólo es un poco pretenciosa esta idea, sino que además parece demasiado inocente e infantil.

christopherlee5Sin embargo no sería ésta la razón por la cual cambiaría radicalmente el guión. El contratiempo vino de la mano de Christopher Lee quien se negó a repetir en el papel de Dracula por miedo al encasillamiento (algo que finalmente llegó); dicen las malas lenguas que por esta razón Lee no pronunció palabra alguna en la que sería años después la secuela real de la serie del Drácula hammeriano, Drácula, Príncipe de las Tinieblas. Cuentan que Jimmy Sangster le castigó sin guión por haberse opuesto a participar en la película que nos ocupa.

Por esta razón, el guión vivió una segunda redacción, que vino de la mano del guionista Peter Bryan. Éste eliminó a Lee de la historia, transformó a las dos chicas en una sola, la profesora Marianne Danielle, y recuperó a Van Helsing, el matadráculas, interpretado nuevamente por Peter Cushing. El guión se llamó entonces Drácula y los condenados, un título que después derivó en Las novias de Drácula.

cushing monleur

La Hammer no quería otro Drácula, pero tampoco quería desvincular esta historia del conde vampiro, ya que su nombre en el título serviría para vender aún mejor una historia de calidad configurada para cumplir las exigencias del público de su antecesora. El nombre y la no presencia en pantalla del personaje de Stoker se justificaron con una introducción mediante voz en off que contextualiza la historia contando que el conde drácula esta muerto pero sus discípulos y adeptos continuan su obra de maldad. La sensación es que la sombra del conde envuelve la historia, que el vampirismo es como una enfermedad del alma que tiene un origen y su propagación depende de personajes tales como el barón Meinster.

brides_1Pero aún habría un tercer cambio en el guión debido a la insitencia de Peter Cushing por cambiar determinados detalles sobre su personaje con los que no estaba de acuerdo. Ése trabajo lo hizo Edward Percy, otro guionista de la casa; y aún así, hubo tiempo para antes de comenzar a rodar, el propio director Anthony Hinds metiese mano en el libreto. 

Por supuesto, una vez vista la película llega el momento de establecer comparaciones entre Christopher Lee y David Peel, siempre odiosas porque hay que salvar las distancias habida cuenta de que ambos actores ofrecen registros distintos. El Drácula de Lee es odioso, repulsivo, pero seductor; es fuerte tiene magnetismo con las mujeres y representa una aristocracia poderosa. Por su parte, el baron Meinster de David Peel es un vampiro joven que parece estar aún a punto de despegar, un tanto pusilánime y débil, pero que sabe ganarse el corazón de bellas e inocentes damiselas con esa carita de pena de teddy boy. Un auténtico embaucador, representante de una aristocracia venida a menos, procedente de una estirpe y linaje ya en decadencia.

lee vs peel

Por supuesto, como anuncié unos párrafos más arriba, ésta es una de las películas más interesantes del género en tanto en cuanto aborda cuestiones que siempre nos hemos preguntado sobre los vampiros y su sexualidad, temás que se extrapolan a niveles generales, siendo tabúes en la sociedad de la época. Comencemos por el lesbianismo, presente en el argumento a través del personaje de la baronesa Meinster (Martita Hunt), la cual se “camela” a la joven profesora para que acceda a su invitación de pasar la noche en su castillo. La atracción que la anciana siente se vislumbra no solo en las miradas que dedica a Marianne sino que se confirma en el momento en que realiza una “visita” nocturna a la alcoba de nuestra heroína en ropa de salto de cama, quizás para mantener una “inocente y cordial” charla de amistad.

monleur martita

En segundo lugar vendría la homosexualidad, rasgo definitorio en el joven barón Meinster, ya que entre su madre y la ama de llaves hay varios diálogos que insinúan que el joven se “perdió” en las extrañas amistades del círculo aristocrático de la familia. De esta manera surge la idea de un conde Drácula perteneciente a este círculo de amistades y  causante de la vampirización del joven barón, lo que implicaría beber de su sangre. Con el paso del tiempo, hemos visto el acto de la vampirización  como sexual, por lo que desde el comienzo nos hemos hecho una serie de preguntas, ya que las películas no parecen ponerse de acuerdo unas con otras en crear un libro de estilo al respecto de esta idea. Tenemos dudas de si siempre ha de ser un vampiro-hombre el que muerda a una mujer o un vampiro-mujer quien muerda a un hombre. Éste es un concepto que no ha estado claro nunca porque a veces este rito se ha homosexualizado entre ambos géneros.

Brides%20of%20Dracula%20David%20Peel%20Yvonne%20Monlaur

Y por último estaría el incesto, ya que durante la película se nos insinúa que el linaje Meinster ha ido degenerando con el transcurrirde los decenios y las relaciones producidas entre los miembros del clan. Esto queda simbolizado en el momento en que el vampiro una vez liberado elige como primera víctima a su madre. Pero en lugar de darle muerte, bebe su sangre y la condena a vagar en su nueva condición de no muerta. Es la venganza de un ser perturbado y pervertido.

martita atacada

Para ir terminando, quedémonos con varios detalles que han pasado ya a la inmortalidad del cine como son el primer despertar de un vampiro, o el método que hay que emplear si eres mordido y no quieres estar condenado para siempre. Vayamos por partes: en primer lugar aquí acudimos a una escena grotesca a través de los ojos de Van Helsing (Peter Cushing)-como siempre más que correcto en su trabajo- quien se dirige a dar muerte a la segunda víctima del barón Meinster, una joven muchacha del pueblo. Al negársele descanso en campo santo por ser una condenada, el padre de ésta decide enterrarla en el jardín parroquial ante la desaprobación del cura. Al llegar al lugar, el caza-vampiros descubre a una mujer tumbada sobre la húmeda tierra exhortando desde el exterior a la criatura que se encuentra enterrada bajo ella, llamándola para que regrese al mundo de los vivos. La mujer es Greta, la ama de llaves de los Meinster, ahora guardiana de su joven señor, que ayuda a venir al mundo a una nueva criatura de la noche. La escena se concibe como el bizarro parto de la madre tierra ayudada por la matrona Freda Jackson.

van helsing-nacimiento vampiro

El segundo detalle atrapado en la retina colectiva es cuando Van Helsing tras ser atacado en el molino donde se ocultan los vampiros, agarra un hierro incandescente, al rojo vivo, y lo aplica sobre la herida. El contacto es mortal: pierde el sentido pero aún con fuerzas para agarrar el agua bendita que lleva consigo y limpiar la quemadura. El resultado es que la mordedura desaparece y él se salva.

van helsing atacado curado

Un último detalle muy criticado no ha sido sólo el barroquismo cromático empleado para la fotografía de Jack Asher, sino el gusto por darle protagonismo al uso de las sombras. El final del film no deja indiferente a nadie, elogiadores y críticos en acuerdo o desavenencia por cómo se cierra la historia con la luz de la luna proyectando sobre las aspas del molino una gigantesca cruz sobre el vampiro.

Brides%20of%20Dracula%20end

Quien busque sustos no los encontrará a estas alturas del siglo XXI, ya que hablamos de una película del año 1960. Quien busque sangre y mucho morbo transgresor tampoco; pero sí un elegante argumento que deja en evidencia algunos flecos sueltos, detalles inexplicados que hasta ahora, 50 años después de su filmación, aún nadie se ha atrevido a cerrar.

YMonlaurBlog_DPeelandme01

Anuncios

Responses

  1. El vampiro rubio ¿es un antecedente del vampiro maricona?
    De todos modos no hay color al compararlo con el amigo Lee.

  2. Magnífica película, que siempre me ha encantado.

    Pero tengo una pregunta, a ver si alguien supiera contestarla.

    Al principio, se sube al carro de Marianne un hombre misterioso vestido de negro, que es temido por la gente del pueblo (como se ve cuando se asoma a la taberna). Dicho personaje no vuelve a aparecer el toda la película.

    ¿Alguien tiene idea o ha leido quien es???

    • hola, yo siempre he pensado que era un tipo al servicio de la baronesa, el que le da el chivatazo. Creo que es algo que se sobreentiende, y como en muchas películas de la hammer un personaje que aparece y desaparece y que poco aporta a la historia. Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: